Obtener Banner: 730x90 300x120 Más Opciones

Última investigación: Los adolescentes que actualmente vapean serían fumadores si no existieran los cigarrillos electrónicos

Última investigación: Los adolescentes que actualmente vapean serían fumadores si no existieran los cigarrillos electrónicos
Última investigación: Los adolescentes que actualmente vapean serían fumadores si no existieran los cigarrillos electrónicos

En consonancia con estudios anteriores y con los argumentos de los expertos en salud pública, un reciente artículo publicado en Nicotine & Tobacco Research, ha descubierto que si los productos de vapeo no hubieran existido nunca, los adolescentes que actualmente los utilizan estarían fumando en su lugar.

El estudio, titulado "Los estudiantes de último año de secundaria que utilizan cigarrillos electrónicos podrían haber sido fumadores de cigarrillos: Evidencia de Monitoring the Future (Estados Unidos, 2009-2018)", tenía como objetivo determinar si los adultos jóvenes que vapearon entre 2014 y 2018, se habrían convertido en fumadores en ausencia de los cigarrillos electrónicos.

Los autores del estudio, la Dra. Natasha Sokol, becaria del Centro de Estudios sobre el Alcohol y las Adicciones de la Universidad de Brown, y el Dr. Justin Feldman, becario del Centro François-Xavier Bagnoud de Harvard para la Salud y los Derechos Humanos, querían abordar una vez más la infame "Teoría de la Puerta": la idea de que vapear causa una adicción a la nicotina que conduce a fumar.

Los investigadores llevaron a cabo un análisis de regresión de alumnos de 12º grado con datos extraídos del informe "Monitoring the Future", una encuesta realizada por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) del gobierno federal que mide diferentes formas de consumo de drogas por parte de los adolescentes de todo el país.

Los investigadores descubrieron lo contrario a un efecto puerta

Al contrario de lo que ocurre con el efecto puerta, los autores del estudio descubrieron que, en realidad, los jóvenes que vapean tienden a ser aquellos que habrían sido fumadores si los cigarrillos electrónicos nunca hubieran existido. "Nuestro modelo predijo la prevalencia del tabaquismo con bastante precisión antes de la disponibilidad de los cigarrillos electrónicos", dijo Sokol a Filter.

"Pero una vez que los cigarrillos electrónicos estuvieron disponibles de forma generalizada, sobrestimó cada vez más la prevalencia [del tabaquismo]. Así que la prevalencia disminuía, pero nuestro modelo basado en la época anterior a los cigarrillos electrónicos predecía una disminución, pero no tan pronunciada. [Los jóvenes] que tenían una baja propensión a fumar después de que los cigarrillos electrónicos estuvieran disponibles eran muy poco propensos a usarlos", añadió.

Los adolescentes que consumen cigarrillos electrónicos tienen tres veces más probabilidades de empezar a fumar

Mientras tanto, un estudio que afirma lo contrario se publicó recientemente en línea en la revista Addictive Behaviors. El estudio, titulado "Electronic cigarette use and risk of cigarette and smokeless tobacco initiation among adolescent boys: A propensity score matched analysis", informaba de que los fumadores adolescentes tenían casi tres veces más probabilidades de empezar a fumar que sus compañeros que no fumaban.

Los investigadores señalaron que, a diferencia de los estudios longitudinales, que sostienen que los adolescentes que empezaron a fumar pueden haberlo hecho tanto si han fumado como si no, este estudio no se limitó a seguir a los participantes a lo largo del tiempo. "En un estudio ideal, desde una perspectiva puramente científica, daríamos a todos un cigarrillo electrónico, los seguiríamos durante unos años y veríamos si empiezan a fumar, luego rebobinaríamos el reloj y no les daríamos un cigarrillo electrónico. O bien asignaríamos a los niños al azar para que fumaran o no", dijo la autora principal del estudio, Brittney Keller-Hamilton. "No podemos hacer ninguna de esas cosas, obviamente".

Para ello, los investigadores utilizaron un enfoque estadístico avanzado en el que compararon a los adolescentes que vapeaban y a los que no lo hacían con factores de riesgo conocidos similares, como el consumo de alcohol, el consumo de marihuana, la impulsividad, el nivel educativo de sus padres y los antecedentes de tabaquismo.

"Identificamos dos grupos de jóvenes que tenían la misma probabilidad de empezar a consumir cigarrillos electrónicos en función de una serie de factores, y luego comparamos los resultados a lo largo del estudio. Descubrimos que los usuarios de cigarrillos electrónicos eran 2,7 veces más propensos a intentar fumar", dijo Keller-Hamilton, que actualmente trabaja como científica investigadora en el Centro de Investigación del Tabaco del Centro Integral del Cáncer del Estado de Ohio.


Suscríbete a Vapeadores.com y recibe notificaciones por email cuando publiquemos nuevas entradas o haya nuevos sorteos.

Únete a otros 8.702 suscriptores


Deja un comentario