El Cigarrillo Electrónico sabe a quemado

Cigarrillo electrónico sabe a quemado

A todos nos ha pasado que tomamos nuestro vapeador para darle una reconfortante calada y resulta que el cigarrillo electrónico sabe a quemado. Este problema puede ser ocasional o persistente y puede ser causado por varios factores que a continuación te presento.

El cigarrillo electrónico sabe a quemado de forma ocasional

A veces solo se trata de un “dry hit”, que traducido sería algo así como: “calada en seco”, esto sucede cuando por algún motivo, no llega suficiente líquido a la resistencia. Puede ser que el equipo que estás usando produce una cantidad de calor que requiere que llegue más líquido a la resistencia del que le está llegando, ya sea porque el líquido para vapear es demasiado espeso, el calor es demasiado alto o estás haciendo inhalaciones demasiado seguidas y esto no permite que la resistencia se reabastezca de líquido.

Productos Para Vapeadores

Enspirar HeavenGifts Vapea

La solución puede ser sencilla, puede bastar con bajar el vataje o voltaje si es posible o subir los ohms de la resistencia, también si es posible, para que así se produzca menos calor o utilizar un líquido menos espeso, dar caladas no tan seguidas una de otra o en los sistemas reparables, configurar la mecha para que dejen pasar más líquido.

En los atomizadores que tienen la resistencia en la parte superior, es aconsejable voltear el vapeador antes de usarlo para ayudar a que el líquido llegue hasta la resistencia; en los demás tipos de atomizadores, un pequeño truco es hacer una pequeña inhalación sin accionar el botón para generar vacío y hacer que llegue suficiente líquido a la resistencia y a continuación hacer una calada ahora sí apretando el botón.

El cigarrillo electrónico sabe a quemado de forma persistente

Esta situación tiene dos variantes:

La primera es cuando el cigarrillo electrónico sabe a quemado desde un principio, apenas pones el atomizador o cambias la resistencia y la primer calada sabe fatal.

Lo más común es que esta situación se presente cuando no está llegando suficiente líquido a la resistencia, ya sea que tienes configurado un vataje o voltaje o temperatura demasiado alta, la resistencia es de muy pocos ohms, el líquido es muy espeso, no entra suficiente aire en el sistema o se te olvidó impregnar la resistencia nueva con líquido al colocarla.

Como puedes ver son demasiado factores, pero todos apuntan a la misma situación: poco líquido en la resistencia para la cantidad de calor que está produciendo.

La solución, en primer lugar, es asegurarte de que cada vez que pones una resistencia nueva o recién lavada, no te olvides de impregnarla perfectamente con líquido antes de rearmar el atomizador, después debes asegurarte de que pasa suficiente aire por el sistema, si tu equipo lo permite aumenta el flujo de aire, también asegúrate de que si tu atomizador es un reparable, no hayas puesto demasiado material o muy poco en la mecha, ya que esto influye en la cantidad y velocidad del líquido que llega a la resistencia.

Lo siguiente es reconfigurar el vataje, voltaje o control de temperatura, según sea posible, ajustándolo para que no se produzca tanto calor.

Si a pesar de todo lo anterior el problema persiste, deberías plantearte utilizar líquido menos espeso o utilizar resistencias con más ohms.

La segunda variante es cuando todo funcionaba perfectamente y de pronto empiezas a degustar el sabor a quemado.

Lo más común en esta situación es que tu atomizador necesite una buena limpieza o tengas que cambiar la resistencia.

Las resistencias se van degradando por el uso, también es posible que una pequeña cantidad de líquido se queme cuando vapeamos y aunque podría ser imperceptible y no causarnos ningún problema, con el tiempo esto va acumulando residuos en la resistencia que terminan por dar un sabor a quemado que sólo limpiándola se puede eliminar.

En los equipos que usan mechas de algodón, también es posible que por algún “dry hit” el algodón se haya quemado un poco y esto produzca el sabor a quemado, en esta situación es aconsejable quitar esa mecha, limpiar la resistencia y colocar una nueva, ya que es difícil quitar el sabor cuando el algodón se ha quemado. Si el atomizador no es reparable, puede ser que ni siquiera con una limpieza se vaya el sabor y en ese caso no queda otra opción más que poner una resistencia nueva.

El sabor a quemado no es lo normal en el vapeo y deberíamos evitarlo a toda costa, ya que es un indicador de que en realidad no estamos vaporizando el líquido, sino que lo estamos quemando y esto, desde luego, va totalmente en contra de lo que pretendemos evitar con el vapeo: la combustión.

Deja un comentario