Organizaciones pro vapeo exigen a las autoridades sanitarias rigor científico a la hora de informar sobre el Cigarrillo Electrónico

UPEV y la Plataforma EFVI España denuncian la campaña de desinformación orquestada por distintos organismos del sector de la salud pública en contra del eCig y exigen a las autoridades sanitarias que utilicen criterios científicos a la hora de informar sobre estos dispositivos a la población.

UPEV (Unión de Promotores y Empresas del Vapeo), y la Plataforma EFVI España (Iniciativa Europea por el Vapeo Libre), ponen de manifiesto ante la sociedad sólo algunos de los muchos artículos científicos, recientemente publicados por grandes investigadores en prestigiosas revistas, que rebaten punto por punto las ideas alarmistas y sin fundamento publicadas en muchos de los medios de comunicación nacionales y vertidas por ciertas organizaciones médicas españolas.

Vitalcigar VAPPYCAPS Enspirar Smokstore Heaven Gifts Steam Shark
Vitalcigar VAPPYCAPS Enspirar Smokstore HeavenGifts SteamShark

  • El eCig no provoca un aumento de la adicción a la nicotina. Datos recientes del Doctor Konstantinos Farsalinos del Centro Onassis de Cirugía Cardíaca de Atenas y del Doctor Lechner de la Universidad Estatal de Oklahoma en USA, refieren la disminución progresiva de la concentración de nicotina en uso por los vapeadores, mientras que ensayos realizados por la Universidad Victoria de Wellington, Nueva Zelanda, ya habían demostrado que el poder adictivo del tabaco es muy superior al de la nicotina administrada de forma independiente.
  • El eCig no es una puerta de entrada al tabaquismo. El Servicio Nacional de Salud inglés (NHS) ha realizado un extenso estudio este mismo año al respecto del efecto del marketing de los eCig. El trabajo no encuentra una mínima evidencia en los datos analizados a nivel mundial de que este producto actúe como puerta de entrada al tabaquismo en niños.
  • El estudio que alerta sobre el daño que el eCig produce a las vías respiratorias también reconoce que los cambios observados son demasiado insignificantes como para tener relevancia clínica; sus propios autores comentan que es posible que el balance riesgo/beneficio del eCig podría ser positivo a largo plazo.
  • El eCig no supone un riesgo para los vapeadores pasivos. Un estudio publicado este mismo año por el Dr. Igor Burstyn del Departamento de Salud Ambiental y Ocupacional de la Universidad de Drexel, Philadelphia concluye, tras analizar todos los trabajos publicados al respecto, que no existen pruebas de que la exposición potencial al vapor del eCig pueda asociarse a algún tipo de riesgo para la salud, incluso en casos de exposición en lugares de trabajo.
  • El eCig no es cancerígeno. Existen multitud de estudios científicos publicados al respecto y de ellos se concluye, que la presencia de carcinógenos se encuentra a nivel de trazas, al igual que ocurre con los alimentos y otros productos de consumo. De hecho, datos de la Universidad Berkeley de California sitúan las concentraciones de estos compuestos en el eCig al mismo nivel que las encontradas en los parches de nicotina de venta en farmacias.
  • No es cierto que la nicotina sea una sustancia altamente tóxica a bajas concentraciones. Existen datos contrastados de este mismo año del Departamento de Farmacología y Toxicología de la Universidad de Graz, Austria, que demuestran que los gramajes considerados oficiales para la toxicidad de la nicotina están ampliamente sobreestimados y basados en referencias erróneas establecidas en el siglo XIX. Los profesores Bernd Mayer, Ricardo Polosa y Jaques Le Houezec, informan que la dosis letal real de la nicotina, es de 10 a 20 veces superior a los niveles que hoy son aceptados.

Los recientes estudios científicos publicados demuestran que el ecig es la mejor alternativa al tabaco con un enorme potencial para salvar vidas y una herramienta muy útil para la salud pública. Sin embargo, incomprensiblemente, las evidencias científicas están siendo obviadas reiteradamente por importantes organismos de salud pública nacionales e internacionales. Tanto UPEV como la Plataforma EFVI España condenan los argumentos desinformativos vertidos por estas organizaciones y conminan a las autoridades de la salud pública a utilizar un enfoque científico y libre de presiones, prejuicios e intereses en su labor de informar de manera fidedigna a la población sobre la realidad del eCig.

Más información y estudios adjuntos: http://upevasociacion.wordpress.com/2014/10/28/nota-de-prensa-27102014/

Apoya difundiendo el mensaje con THUNDERCLAP: https://www.thunderclap.it/projects/18359-acoso-injustificado-al-e-cig

Vapeadores

Todo sobre el cigarro electrónico. Difundiendo el vapeo desde el año 2009.

Deja un comentario