Una herramienta para dejar de fumar tiene algunos críticos poco probables

Por

Si desea tener un trabajo verdaderamente frustrante en el área de la salud pública, intente hacer que la gente deje de fumar. Incluso cuando los investigadores combinan asesoramiento y estímulo con parches con nicotina y chicles, pocos fumadores lo dejan.

Recientemente, sin embargo, investigadores en Italia tuvieron más éxito haciendo menos. Un equipo dirigido por Riccardo Polosa de la Universidad de Catania reclutó a 40 fumadores empedernidos – los que habían rechazado una plaza libre en un programa para dejar de fumar – y simplemente les dio un gadget que ya está disponible en tiendas por $50. Este cigarrillo electrónico, o e-cigarrillo-, contiene un pequeño depósito con solución líquida de nicotina que se evapora para formar un aerosol.

El usuario “vapea”, o inhala el vapor, para obtener una dosis de nicotina adictiva (y la familiar sensación de llevar un cigarrillo a la boca) sin las sustancias nocivas en el humo del cigarrillo.

Después de seis meses, más de la mitad de los sujetos en el experimento del Dr. Polosa habían cortado su consumo de cigarrillos regulares por lo menos el 50 por ciento. Casi una cuarta parte lo habían dejado por completo. Aunque esto fue sólo un pequeño estudio piloto, los resultados concuerdan con otras evidencias animadoras y fortalece las esperanzas de que estos cigarrillos electrónicos podrían ser la herramienta más efectiva para reducir el número de muertes mundial por tabaquismo.

Pero hay un poderoso grupo trabajando en contra de esta innovación – y no son las grandes tabacaleras. Es una coalición de funcionarios del gobierno y los grupos anti-tabaco que han estado advirtiendo sobre los peligros de los cigarrillos electrónicos y tratando de prohibir su venta.

La controversia es parte de un debate filosófico de larga data sobre la política de salud pública, pero con una extraña inversión de roles. En el pasado, los conservadores se inclinaban hacia las políticas de “sólo abstinencia” para hacer frente a problemas como el embarazo en la adolescencia y la adicción a la heroína, mientras que los liberales se han abierto a la “reducción del daño” como las estrategias de control de la natalidad y el fomento de dispensación de metadona.

Cuando se trata de la nicotina, sin embargo, las fuerzas de la abstinencia tienden a ser más liberales, incluidos los funcionarios demócratas a nivel estatal y nacional que han estado tratando de detener la venta de e-cigarrillos y la prohibición de su uso en espacios libres de humo. Han argumentado que los fumadores que desean una fuente alternativa de nicotina deben utilizar sólo productos ampliamente probados como goma de mascar Nicorette y parches recetados – y utilizarlos sólo brevemente, como una forma de dejar la nicotina por completo.

La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) intentó detener la venta de los cigarrillos electrónicos, tratándolos como un “dispositivo de liberación de fármacos” que no podían ser comercializados hasta que su seguridad y eficacia se pudiera demostrar en ensayos clínicos. La agencia fue respaldada por la Sociedad Americana del Cáncer, la Asociación Americana del Corazón, Acción sobre Fumar y Salud, y el Centro para Niños Libres de Tabaco.

Los prohibicionistas perdieron esa batalla el año pasado, cuando la FDA fue revocada en la corte, pero han continuado la lucha por difundir los supuestos peligros del cigarrillo electrónico. Ellos argumentan que los dispositivos, como el tabaco sin humo, reducen los incentivos para que la gente deje la nicotina y también podrían ser una “puerta” para los jóvenes y los no fumadores para convertirse en adictos a la nicotina. Y citan una advertencia de la FDA de que varios químicos en el vapor de los cigarrillos electrónicos pueden ser “perjudiciales” y “tóxicos”. Sin embargo, la agencia nunca ha presentado pruebas de que los rastros de dichos químicos efectivamente causen algún daño, y ha olvidado mencionar que rastros en cantidades similares de estos químicos se han encontrado en otros productos aprobados por la FDA, incluidos los parches y chicles de nicotina. La metodología de la agencia y sus advertencias han sido fustigado en revistas científicas por el Dr. Polosa y otros investigadores, entre ellos Brad Rodu, profesor de medicina en la Universidad de Louisville en Kentucky.

Escribiendo en el Diario de Reducción de Daños (Harm Reduction Journal) este año, el Dr. Rodu concluye sobre los resultados de la FDA “es muy poco probable que tengan cualquier posible significado para los usuarios”, ya que detecta productos químicos en “concentraciones de aproximadamente un millón de veces menor que los que posiblemente podrían estar relacionados con la salud humana. “Su conclusión es compartida por Michael Siegel, profesor de la Boston University School of Public Health.

“Se perturba mi mente por qué hay un sesgo en contra de los cigarrillos electrónicos entre los grupos anti-tabaco”, dijo Siegel. Agregó que no tenía sentido preocuparse por los riesgos hipotéticos de los niveles minúsculos de varios químicos en los cigarrillos electrónicos, cuando la alternativa se sabe que es mortal: los cigarrillos contiene miles de sustancias químicas, entre ellas decenas de agentes cancerígenos y cientos de toxinas.

Ambas partes en el debate coinciden en que los cigarrillos electrónicos deben ser estudiados más a fondo y sometidos a una regulación más estricta, incluidas las normas de control de calidad y la prohibición de la venta a menores. Pero la parte de reducción de daños, que incluye a la Asociación Americana de Médicos de Salud Pública (American Association of Public Health Physicians) y el Consejo Americano de Ciencia y Salud (American Council on Science and Health), no ve ninguna razón para evitar a los adultos el uso de cigarrillos electrónicos. En Gran Bretaña, el Royal College of Physicians ha denunciado las “irracionales e inmorales” regulaciones que inhiben la introducción de alternativas más seguras de dispositivos de suministro de nicotina.

“La nicotina en sí no es especialmente peligrosa”, concluye la sociedad médica británica en 2007. “Si la nicotina pudiera ser proporcionada de forma que sea aceptable y eficaz como un sustituto del cigarrillo, millones de vidas podrían ser salvadas.”

El número de estadounidenses que probaron los cigarrillos electrónicos se cuadruplicó de 2009 a 2010, según los Centros para el Control de Enfermedades. Su encuesta del año pasado encontró que un 1,2 por ciento de los adultos, o cerca de tres millones de personas, informó su uso en el mes anterior.

“Los cigarrillos electrónicos podrían reemplazar mucho o la mayor parte del consumo de cigarrillos en los EE.UU. en la próxima década”, dijo William T. Godshall, el director ejecutivo de Smokefree Pennsylvania. Su grupo ha luchado por mayores impuestos al cigarrillo, espacios públicos libres de humo y advertencias gráficas en los paquetes de cigarrillos, pero ahora se encuentra en desacuerdo con muchos de sus antiguos aliados sobre la cuestión de los cigarrillos electrónicos.

“No hay evidencia de que los cigarrillos electrónicos alguna vez hayan hecho daño a nadie, o que los jóvenes o los no fumadores hayan comenzado a utilizar los productos”, dijo Godshall. En una escala de daño de 1 a 100, donde la goma de mascar con nicotina y las pastillas son 1 y los cigarrillos son 100, él estima que los cigarrillos electrónicos no son mayores que 2.”

Si millones de personas cambiaran de fumar a vapear, sería un desafío a la sabiduría convencional sobre el movimiento anti-tabaco. La disminución del consumo de tabaco se atribuye a las políticas sociales paternalistas y prohibicionista, y es ritualmente invocada como una justificación para la ofensivas contra otros productos – las grasas trans, sal, bebidas gaseosas, las Burgers dobles.

Sin embargo, el mayor descenso en las tasas de tabaquismo en los Estados Unidos ocurrió en las décadas anteriores a 1990, cuando expertos en salud pública concentraron en sólo educar a la gente acerca de los riesgos. El descenso ha sido más lento en las últimas dos décadas a pesar de cada vez más elaborados programas para dejar de fumar y tácticas cada vez más coercitivas: los impuestos punitivos, límites a la comercialización y la publicidad, la prohibición de fumar en oficinas, restaurantes y casi todo tipo de otros espacios públicos.

Unos 50 millones de estadounidenses siguen fumando, y no es porque son demasiado estúpidos para no darse cuenta de que es peligroso. Ellos siguen fumando en parte debido a un hecho que los prohibicionistas se resisten a reconocer: La nicotina es una droga con beneficios. Se ha relacionado por los investigadores (y fumadores) con reducción de la ansiedad y el estrés, bajar de peso, tiempo de reacción más rápido y una mejor concentración.

“Es hora de ser honestos con los 50 millones de estadounidenses, y cientos de millones de personas en todo el mundo, que consumen tabaco”, el Dr. Rodu escribe. “Los beneficios que obtienen del tabaco son muy reales, no imaginarios o simplemente para evitar el síndrome de abstinencia.”

“Es hora de abandonar el mito de que el tabaco está desprovisto de beneficios, y centrarse en cómo podemos ayudar a los fumadores continuar obteniendo esos beneficios, con un sistema de entrega más seguro.”

Como un ex-adicto yo mismo – Fumé hace mucho tiempo, y estuve enganchado a goma de mascar Nicorette durante algunos años – me doy cuenta de por qué los prohibicionistas le temen al atractivo de la nicotina. Estoy de acuerdo en que la abstinencia es la mejor política. Sin embargo, obviamente no está funcionando para mucha gente. Nadie sabe exactamente qué beneficios a largo plazo obtendrá con los cigarrillos electrónicos, pero podemos decir una cosa con seguridad: cada vez que encienden un cigarrillo de tabaco, sería mejor que vapearan.

Una versión de este artículo apareció impreso el 8 de noviembre de 2011, en ​​la página D2 de la edición de Nueva York del “New Yor Times” con el titular: A Tool to Quit Smoking Has Some Unlikely Critics.

Fuente: http://www.nytimes.com/2011/11/08/science/e-cigarettes-help-smokers-quit-but-they-have-some-unlikely-critics.html

Por fin los medios de comunicación masivos empiezan a darse cuenta de la realidad detrás de la cortina de humo de la FDA y los prohibicionistas.


VAPPYCAPS Corona Brothers Store-Steam, La Tienda Multimarca para los E-fumadores.
Heaven Gifts Vitalcigar Enspirar
VAPPYCAPS Corona Brothers Store-Steam
Heaven Gifts Vitalcigar Enspirar

Paul Adagio

Mi nombre es Paul... y soy adicto.

Afortunadamente en Febrero del 2008 encontré una mejor forma de consumir nicotina sin hacerle daño a los demás ni a mí mismo y después de investigar por varios meses comencé a vapear en Mayo del 2008.

Espero que lo que leas aquí te sirva para conseguir tus vaporizadores y líquido con nicotina al mejor precio posible, de la mejor calidad posible y en la mas amplia variedad.

Si tienes alguna duda, comentario, sugerencia o información importante no dudes en usar el Foro o dejar un Comentario.

1 respuesta

  1. e-smokey dice:

    muyyy interesante¡¡¡ gracias

Deja un comentario